Blog Poolmania.es Volver


7 malas costumbres del billarista

En el billar hay buenos hábitos, como poner tiza antes de cada tiro, y malas costumbres, como practicar tiros complicados durante el calentamiento. De tanto repetir esos errores, ya se convierten en una rutina para muchos billaristas. Una mala rutina. Pero estamos a tiempo de ponerle remedio. Ahí van las 7 malas costumbres del billarista (y cómo corregirlas):

7 malas costumbres de billaristas

1- Rascar la flecha

Algunos billaristas utilizan de vez en cuando papel de lija para quitar la suciedad de la flecha. Aunque sea muy fina, la lija deteriora la madera y ya no hay vuelta atrás. Te lo digo por experiencia (me he cargado alguna 314 por querer limpiarla demasiado). Consejo: pásale un trapito húmedo y a correr. En este post te lo explicamos en detalle.

2- Poner el modo quejica

Porque has fallado una bola, porque se ha colado la blanca, porque has perdido el partido o porque el rival “ha tenido suerte”. El modo quejica es una de las malas costumbres más ​arraigadas en el billar (y cualquier actividad de la vida). En vez de quejarte, analiza los errores con ojos positivos y busca una solución.

3- Entrar una bola sin saber qué hacer después

A muchos billaristas la ansiedad les puede y se precipitan: deciden ir a embocar la bola sin haber planeado qué harán en la siguiente jugada. ¿Conclusión? La meten, pero luego se encallan y fallan. Moraleja: si no tienes claro qué harás después, defiende ahora.

Artículo relacionado: 5 motivos por los que fallamos los billaristas​

4- Probar tiros complicados en el calentamiento

Una de las primeras lecciones que te enseñan en primero de carrera billarística (ojalá hubiera esa carrera, eh!) es a no complicarte la vida en el calentamiento. Pero resulta que muchos billaristas no aprenden la lección: se ponen a tirar bolas complicadísimas, con efectos, fuertes… y eso provoca que fallen. Fallar justo antes de empezar el partido te puede rebajar mucho la confianza, así que mejor calienta con bolas facilitas.

5- Dar por sentado que la bola ya está dentro

Bah, esto está hecho. Es muy difícil fallar una bola recta a un palmo de la tronera, pero cosas peores se han visto. Otra mala costumbre del billarista es confiarse en exceso cuando la jugada apriori está cantada. No te relajes y evitarás las sorpresas: Si te fias, pifias.

Artículo relacionado: los 6 errores de todo billarista novato​

6- No entrenar el saque

Practicamos mucho los retrocesos, los corridos, las bolas largas, las finas… ¿y los saques? Los saques, no tanto. Y lo hacemos mal. En cualquier partido nos tocará sacar varias veces, así que debemos dar la importancia que se merece al primer tiro. Es la jugada que nos puede dar la iniciativa de la partida o entregársela al rival.

7- Abusar de los efectos

Uno de los aspectos más atractivos del billar son, sin duda, los efectos de la bola blanca. Nos gusta verla rodar y que cambie de trayectoria cuando toca la banda, pero todo eso nos complica la vida. Muchos de los fallos que cometemos se deben al abuso de efectos, a usarlos cuando no son necesarios. Consejo: usa los efectos solo​ cuando sea imprescindible, nunca como adorno. Fallarás menos.

Artículo recomendado: 3 razones por las que no deberías abusar de los efectos

¿Más malas costumbres? Compártelas en los comentarios :)