Blog Poolmania.es Volver


Dime cómo pones tiza y te diré qué billarista eres

Así como hay mil maneras de limar, de sacar, de saltar o de tirar, también hay mil maneras de poner tiza. Cada billarista tiene su propio ritual, su forma de pintar la suela de azul, rojo o el color que sea antes de golpear la blanca. Los hay que no prestan demasiada importancia a ese instante del juego, pero para otros (un servidor) el momento tiza es algo sagrado. Veamos algunas formas de poner tiza que seguro has visto en los campeonatos.

Jugador de billar

Por David Muñoz

Normalmente el que es diestro para tirar lo es también para poner tiza. Este es mi caso. Pero también he visto a billaristas que siendo diestros usan la zurda para poner tiza y viceversa. Judd Trump, por ejemplo, es zurdo pero pone tiza con su mano derecha. Lo que no es tan frecuente, pero lo he visto más de una vez, es poner tiza con las dos manos. Eso es, el billarista empieza con una, se cambia el taco de mano, sigue con la otra, y luego baja al tiro. Es el caso de Alex Pagulayan. Curioso.

Poner tiza es muchas veces un ritual de concentración para el billarista. Es lo que hace mientras piensa la jugada casi de manera automática. También una forma de quitarse de encima un pensamiento negativo que le haya surgido cuando estaba a punto de tirar: se levante, pone tiza de nuevo y vuelve a bajar. Y este ritual puede alargarse mucho o puede ser muy rápido. Los hay que simplemente pasan la tiza una o dos veces por la soleta, mientras que otros se recrean como si estuvieran pintando un cuadro. El gasto en tizas de los segundos al cabo del año es considerable.

Delicadeza o brusquedad. Aquí también hay una diferencia importante. Los jugadores de Snooker son en general más pausados y más delicados a la hora de poner tiza. Habrás visto a más de uno que lo hace con mimo y suavidad, y que incluso mira la suela de cerca durante todo el proceso. Ronnie lo hace mucho después de fallar. Supongo que tendrá que ver con el diámetro más pequeño de la punta (y por tanto más delicado que otras flechas). En Pool, en cambio, es muy habitual que el jugador nunca mire la suela mientras pone tiza y que lo haga de forma más “bruta”. Fíjate en Mike Dechaine y sabrás a lo que me refiero.

Otra vertiente del ritual de la tiza es qué hacemos con ella después de usarla. ¿En la mesa, en el bolsillo, en el portatizas imantado? Así como los billaristas de Snooker frecuentemente se la guardan en el bolsillo de su traje, los de Pool o incluso Carambola la dejan en la banda de la mesa a la hora de tirar. Tras fallar, es habitual que la recojan y se la lleven consigo mismo hasta su asiento. Si no es competición, a menudo se queda en la mesa.

Para mí poner tiza es algo muy importante. Forma parte del ritual de preparación del billarista. Si no he puesto tiza, a veces no me siento cómodo. No creo que sea necesario ponerla antes de cada tiro (si son encadenados y de fácil ejecución), pero sí antes de los momentos clave de la partida. Por una cuestión de concentración y de confianza, y, sobre todo, ¡para no pifiarla!

Y tú, ¿te has parado a pensar cómo pones tiza, durante cuánto tiempo y dónde la dejas cuando fallas? Deja tu ritual en los comentarios.