Blog Poolmania.es Volver


Los 10 mandamientos del billar

Como en cualquier otro deporte, en el billar americano existen una serie de reglas oficiales. La negra se entra la última. Si eliges rayadas, luego no puedes entrar las lisas. O si haces falta, entonces es bola en mano para el rival. Pero además de esas reglas que a veces nos fastidian, existen normas no escritas que también conviene cumplir. Son los 10 mandamientos del billar:



1- Si mientras estás apuntando la bola, piensas que la vas a fallar, hay un 99% de posibilidades de que la falles. A veces un 100%.

2- Las bolas son tus amigas, no tus enemigas. Así que trátalas bien, cuidalas, mímalas todo lo que puedas. De lo contrario, se pondran del lado de tu contrincante. Y eso no nos interesa.

3- Si rozas una bola sin querer y nadie te ha visto, sé honesto. Por el bien de tu karma y por respeto a tu rival, entrega la bola en mano. Fair play ante todo, que sino luego no podemos decir que el billar es un deporte de caballer@s.

Lectura relacionada: ¿Cuántas modalidades del billar existen?

4- Después de meter un bolón estratosférico, tienes un 99% de posibilidades de fallar el siguiente tiro. A veces un 100%. Te vienes arriba, te flipas por el bolón que acabas de clavar y resulta que ahora fallas la que está a un palmo de la tronera.

5- Lo normal es perder. Así que de nada sirve venirse abajo después de una derrota. La gran mayoría de billaristas perdemos muchas más veces que las que ganamos. Solo los super pros terminan el año con un balance positivo de victorias/derrotas.

6- Meter bolas es importante, pero dominar la blanca mucho más. Sin lo segundo nunca terminarás una partida. Así que siempre que te toque entrenar en solitario, dedica al menos el mismo tiempo a afinar tu puntería que a mover la blanca como Dios manda.

7- Las tizas ajenas no se tocan ni se roban. ¿Verdad que no te gusta que te pispen la tuya? Pues eso.

También te puede interesar: 10 partidas de pool históricas

8- Si fallas una bola no es por el tapete, porque alguien se movió mientras tirabas o porque ayer dormiste poco. Si fallas es culpa tuya, solo tuya. Así que, cero excusas. Si las usas, nadie te va a creer y quedarás bastante mal.

9- No existe ningún truco infalible para llegar a ser campeón algún día. Bueno sí, uno. Practicar, practicar, practicar y, cuando te canses, practicar todavía más. El billar es un juego muy técnico, muy rutinario, que requiere aprenderse bien la teoría pero sobre todo dominar la mesa al dedillo. Necesitas muchísimas horas de entreno para acostumbrar el brazo a cada tipo de tiro y para lograr que tu cuerpo juegue solo, sin pensar. Sin olvidar claro que no basta con entrenar, hay que competir.

10- Los pros nunca te revelarán su mayor secreto. Siempre se lo guardan. Pero lo que no pueden tapar es su forma de jugar, así que obsérvalos, estúdialos y aprende todo de ellos. Una pista: fíjate en lo poco que suelen arriesgar y lo mucho que abusan del centro de blanca. Eso, pegarle a la blanca siempre (o casi siempre) en el centro, puede que sea su gran secreto.



PD: Estos son solo 10 mandamientos pero seguro que podríamos sacar muchos más. ¿Cuáles son los tuyos? Esperamos tus comentarios :)