Blog Poolmania.es Volver


Cómo ser mejor jugador de billar

Como ser mejor jugador de billar Efren Reyes Bata Poolmania

El billar es un deporte en el que siempre aprendemos algo nuevo. Es muy fácil acomodarse y pensar que ya somos lo suficientemente buenos como para no necesitar mejorar. Este tipo de pensamiento solo nos va aportar resultados negativos, siempre es necesario pararse a analizar nuestras acciones durante la partida y mejorar aquellas que no sean positivas para nosotros. Sigue leyendo para descubrir nuestros trucos sobre cómo ser mejor jugador de billar.

Post relacionado: 7 malas costumbres del billarista

1. No jugar las bolas más fáciles

Todos sabemos que es de novatos golpear una bola sin pensar en cuál será nuestro próximo movimiento. Hay que intentar no caer en la tentación de ir a por una bola solo porque está “a huevo”. A veces ir a una jugada fácil puede resultar en partida perdida. Después de abrir, es necesario estudiar bien la posición de las bolas y preparar mentalmente cada golpe, no ir al más sencillo sino al que mejor coloque el siguiente tiro.

2. Reflexionar cuando se falla una bola

Fallar no es ninguno error, a todos nos pasa, el error es cabrearnos cuando nos sale el tiro por la culata. Es vital pararse por un momento y reflexionar, preguntarnos porqué hemos fallado, sin enfados, así cada error será una lección que nos servirá para evitar caer el en mismo fallo en próximos golpes.

3. No debes cambiar de bola por ser incómoda

Siempre llega ese fastidioso momento en una partida en el que la ruta que habíamos planeado acaba torciéndose porque la blanca se para en un punto en el que tenemos que hacer contorsionismo para poder tirar. Lo fácil es buscar un golpe alternativo y tener que volver a planear la ruta de juego, pero esto puede traerte muchas sorpresas cuando estés llegando al final de la partida.

No tengas miedo a utilizar el “ress” (puente) si una bola no está a tu alcance, justamente para eso está este artilugio.  Si sigues esta norma, mejorarás mucho tus resultados.

También te puede interesar: Las 5 reglas para hacer el billar más fácil

4. No envidies a los campeones

No es nada raro que al ver a uno de los grandes jugar se nos pasen por la cabeza pensamientos como “Claro, para él es fácil” o “Ojalá yo jugase así”. Lo que vemos es el resultado de años y años de duro entrenamiento. Solo envidiamos el ser un gran jugador, pero no envidiamos el trabajo que hay detrás hasta poder llegar a ese nivel.

Piensa en esto la próxima vez que te dé envidia algún jugador :)

5. Trabaja la mentalidad

Hay muchos expertos que afirman que el billar es un 80% o 85% mental. Dos factores clave de cualquier buen jugador son la psicología y la práctica. Hay que trabajar los miedos ante los golpes complicados para que esto no nos afecte de forma negativa en un golpe decisivo. Es vital controlar las emociones, nervios, tensión y estar en todo momento mentalmente por encima del rival.

Resumiendo, entrenar el estado mental durante el juego es tan importante como entrenar la técnica.

6. No te distraigas cuando estás apuntando

Es muy importante no perder el enfoque con la bola blanca, mantén la mirada fija y no la pierdas de vista, no dejes que nada ni nadie te distraiga. Si no estás seguro, puedes alejarte de la mesa para volver a estudiar la jugada de nuevo, pero no pierdas ese momento de “focus” en ningún instante o acabarás realizando una magnífica pifia.

7. No te olvides de la tiza

¡Es tu mejor aliada! No puede faltar tiza en tu suela entre tiro y tiro, en especial si vas a realizar un tiro con retroceso o un golpe muy fuerte, no haber puesto tiza antes de este tipo de golpes es un fallo seguro. No existe una norma sobre cada cuanto hay que poner tiza, pero una cosa está clara, más vale que sobre que no que falte :)

Estos simples consejos pueden ayudarte a dar un gran paso como billarista. ¿Tienes algún otro consejo que quieras compartir con nosotros? ¡Déjanoslo abajo en los comentarios!