Academia Marc Codina

Blog Poolmania.es Volver


Los 6 enemigos del billarista (II)

La semana pasada vimos los 6 villanos del billar que hacen la vida imposible a spiderman, el billarista. Como ya avanzamos en el post (échale un vistazo aquí si no lo viste), hay muchos más enemigos, así que hoy veremos la segunda parte de la saga. ¿Preparado para aniquilar a esos villanos billarísticos? Allá vamos.



1. Las quejas


Más que un villano, las quejas son un virus. Cuánto más reniegas, más se escampa por todo el cuerpo. Y llega un momento que es incontrolable. Quejarse, renegar o enrabietarse por fallar una bola o perder un partido es un gran enemigo. Nos mantiene en un estado de negatividad que influye en nuestro juego y nos impide rendir al máximo. ¿Truco para no quejarse? Todos los campeones fallan, pues el fallo forma parte del éxito.

Artículo relacionado: Los fallos más garrafales de billaristas profesionales

2. Las derrotas

“David, las derrotas no son un enemigo, son una putada”, me dirás. Y sí, tienes razón. Pero hay que saber ver el lado positivo de esa putada, que siempre lo hay. Si para ti perder es un fracaso estrepitoso o un desastre mayúsculo, lo siento pero ahí tenemos un gran villano que se apiadará de ti en cada campeonato (porque, a no ser que seas un super top, en cada torneo perderás al menos una vez). Las derrotas son pistas que nos ayudan a encontrar la manera de mejorar, nos dan indicios sobre lo que no estamos haciendo bien y por tanto hemos de corregir. Las derrotas, fíjate tú, nos ayudan. Hazte amiga de ellas.

3. Las dinámicas

No me gusta nada el concepto suerte. Por eso hablo de dinámicas, buenas y malas. La buena dinámica es que metas bola de saque en un saque penoso, que te favorezcan los trucs, que la bola haga pico pico pero caiga, que la blanca se quede colgando de un hilo en la tronera y un largo etcétera de situaciones favorables. ¿Y la dinámica negativa? Exactamente lo mismo, pero al revés. A veces estamos en la cresta de la ola (dinámica positiva, todo entra) y otras veces debajo de ella bebiendo agua (dinámica negativa, todo sale mal). El truco es disfrutar el camino en ambas, tratando de alargar al máximo la primera y sobrellevar muy bien la segunda.

Artículo relacionado: 30 mantras del billar

4. Los nervios 

Todo el mundo ve los nervios como un gran enemigo, como algo malo, algo que nos hace daño porque nos altera, nos provoca ansiedad y nos hace fallar. En parte sí, pero los nervios también pueden ser nuestro mejor amigo por varias razones:

    1.    Estar nervioso por una situación imprevista o de presión es totalmente normal

    2.    Estar nervioso demuestra que lo que hacemos nos importa

    3.    Estar nervioso nos pone en un estado de alerta y supermotivación que nos permite sacar la mejor versión.


5. Las esperas

Gestionar bien los descansos y las esperas entre partido y partido es muy difícil. Tanto, que pueden ser tu gran enemigo. Para no saturarte de billar, lo mejor es que después de tu partido salgas del club donde se celebra el campeonato para tomar el aire o estirar las piernas. Un breve análisis de cómo fue tu último partido, un poco de musiquita motivadora y cuando llegue el próximo encuentro estarás más que motivado.

6. Y el último es, de nuevo...

Uno mismo. Pues sí, quejas, derrotas, dinámicas, nervios y esperas también son enemigos que dependen de ti y de tu actitud. En función de cómo gestiones esos factores, los villanos crecen más todavía o, por el contrario (lo que nos interesa) se convierten en héroes que luchan a tu favor.

Espero que ahora te sea más fácil deshacerte de ellos :) Si es así, cuéntanos tu experiencia en los comentarios!