Blog Poolmania.es Volver


Las grandes perlas del jugador de billar Earl Strickland

Todos los deportes tienen su personaje peculiar y controvertido. El que no deja a nadie indiferente. El que es tremendamente odiado o absolutamente querido. El que deja huella allá donde va y hace que, ese deporte, sea más conocido en el mundo. Está claro que, en el billar, ese personaje se llama Earl Strickland. Y en este artículo vamos a ver algunas de sus grandes perlas.​

El jugador de billar Earl Strickland

Por David Muñoz

El billar americano no sería el mismo sin un señor extravagante como Earl Strickland. Nacido en Roseboro (USA) en 1961, desde joven se ganó a pulso el mote: The Pearl. Es la perla de pool por su comportamiento impredecible y por su increíble talento entrando bolas con un taco. Aunque lo primero a veces eclipsa lo segundo.

Si echas un vistazo a la ristra de títulos cosechados, verás que Earl lo ha ganado prácticamente todo, incluidos tres mundiales. Junto a Shane Van Boening (que le pilló los talones la semana pasada), es el billarista que ha ganado más veces el US Open 9 Ball Championship, 5. De hecho, la modalidad de las nueve bolas es su gran especialidad.

La Mosconi Cup tampoco sería lo mismo sin el señor que pilla cabreos descomunales cuando algún europeo le saca de quicio. He perdido la cuenta de las veces que Earl ha montado numeritos en esa competición, pero siempre recordaré, al menos, tres momentos:

1- Mosconi Cup 2006

Ese día lo pagó la flecha. Earl explota al fallar el 7 y decide que es momento de partirla. Atentos al minuto 1:05.

2- Mosconi Cup 2013

Karl Boyes y Earl Strickland no se llevan demasiado bien. En la Mosconi Cup de 2013 quedó claro. Atentos al choque de manos post partido (minuto 11:25)

3- Mosconi Cup 2000

También hay que destacar alguna locura positiva, por ejemplo, la celebración de la Mosconi Cup 2000. La perla remató el trabajo venciendo a Tomas Engert y celebró así la victoria americana.

Aunque no se clasifique, Earl siempre tendrá espacio para jugar la Mosconi Cup, pues garantiza que pasen cosas, que haya follón, que haya más expectación. Justo lo que necesita Barry Hearn y Matchroom Sport.

Más allá de sus apariciones estelares en la Mosconi Cup, Earl ha protagonizado partidos y retos históricos con mucho dinero sobre la mesa.

1996 The Color of Money, 100.000 dólares vs Efren Reyes

3 días, Bola 9 a 120 ganadas, el winner se llevó los 100.000.

Milion Dollar Challenge, 1.000.000 dólares por 11 series seguidas en Bola 9

La leyenda cuenta que Earl consiguió el reto pero tuvo problemas para cobrar el millón. No hay video que demuestre las 11 series seguidas.

Y si te has quedado con ganas de más Earl Strickland, aquí está su última gran locura: jugar en una mesa sin agujeros centrales.

A estas alturas intuyo que te haces la misma pregunta que yo: ¿para el billar es positivo que exista semejante diamante?

 Está claro que su actitud no es para nada ejemplar, pero los genios suelen ser así. El día que Earl deje de jugar, deje de quejarse, deje de montar escándalos, lo echaremos de menos.