Blog Poolmania.es Volver


5 razones por las que deberías tirar más suave jugando al billar

El billarista de bar está acostumbrado a tirar fuerte. Muy fuerte. Quizás porque todavía piensa que esto es un juego de suerte y que, cuanta mayor sea la castaña, más posibilidades de que pasen cosas habrá. Pero lo cierto es que los pros y en general los jugadores (buenos) que compiten en torneos, juegan suave. El otro día tuve un debate con un billarista sobre el tema. Yo intentaba convencerle de la importancia de jugar flojo, él creía que era mejor jugar fuerte. No lo convencí. Hoy intentaré convenceros a vosotros. Ahí van 5 motivos por los cuales soy muy fan de jugar al billar suave:

5 razones por las que deberías tirar más suave jugando al billar

Por David Muñoz

1- Todo se vuelve más fácil

¿Verdad que un pase corto (que requiere mucha menos potencia y precisión) es más fácil de ejecutar que un pase largo (que requiere una buena dosis de potencia y precisión)? Pues con el billar, más de lo mismo. Cuando te acostumbras a jugar suave te acostumbras a jugar fácil. Antes de cada tiro, mi subconsciente piensa en la Fuerza Mínima Necesaria (FMN) para entrar la bola y colocarme bien para la siguiente. Así nunca malgastas energía y evitas muchos fallos. ¿Por qué te crees que los grandes centrocampistas tienen porcentajes de acierto en el pase de más del 90%? Porque juegan fácil.

Lectura relacionada: 8 claves para ser un gran billarista

2- Mover la blanca lo mínimo

Ya hemos hablado en anteriores ocasiones de la importancia de mover la blanca lo mínimo. Jugar suave es, en este sentido, una buena forma de lograrlo. Es más fácil controlar la trayectoria que tomará después de impactar con la bola objetivo. Pero ojo, no hay que confundir tirar fuerte con mover la blanca mucho. Puedes realizar un tiro potente sin apenas mover la blanca, aunque requiere mucho más control.

3- Evitar efectos indeseados

Los que abusan del tiro fuerte suelen aplicar efectos sin querer o fallar bolas por haber movido ligeramente el grip justo antes de tirar. Es normal: una ejecución más rápida puede provocar movimientos indeseados en tu técnica. Por eso me gusta jugar más suave y así evitar los efectos indeseados.

4- Jugar más simple es jugar mejor

El billarista con el que debatía me argumentaba que él necesita ver movimiento en las bolas. Que es muy aburrido si la blanca apenas se mueve. Que mola más el billar espectacular. Y tiene toda la razón, pero solo si hablamos de billar artístico. El problema es que estábamos jugando a Bola 8. En este caso, jugar más simple es jugar mejor. De vez en cuando me dicen “tu juego es muy soso, deberías arriesgarte más”. Pero lo cierto es que hacerlo fácil, simple, es tremendamente complicado.  

5- Reducir el riesgo de fallar

Jugar fácil, mover poco la blanca, evitar efectos indeseados y “jugar soso”. En el fondo, estamos hablando de reducir al máximo el riesgo de fallar. Nunca podremos eliminar del todo los errores, pero jugando suave nos desharemos de muchos de ellos.

También te puede interesar: Top 5 saques de pool estratosféricos

PD: Un tiro fuerte siempre es necesario. No se trata de jugar siempre bolas suaves, sino la mayoría. Y cuando sea conveniente, emplear un tiro más seco. Por ejemplo, en el clásico stun shot o en un picado largo o en un corrido. Siempre con sentido común.

¿Te he convencido? ¿Eres más de jugar fuerte o suave? Deja tu opinión en los comentarios :)